Buscar
  • Maria Schleyer

Chao jefe!

Muchos soñamos con algún día decir “chao jefe” y así sin más, cerrar el computador, agarrar nuestras cosas y mandarnos a cambiar. Pero eso, está lejos de ser el procedimiento correcto cuando por fin aparece una nueva y mejor oportunidad y por fin te puedes cambiar de empleo.

Una vez tomada la decisión, hay que seguir una serie de pasos legales para que todo quede en regla y además resguardes también tu reputación laboral, uno nunca sabe las vueltas de la vida….


Según el artículo 159 del Código del Trabajo, el trabajador que renuncia debe dar aviso a su empleador con treinta días de anticipación, por lo menos. Esto, en la práctica, casi nunca ocurre, porque en general cuando uno renuncia a un trabajo, en el otro, siempre te están esperando lo más rápido posible. Lo importante es que apenas tengas tomada la decisión (y tengas una carta de oferta del otro empleo) hables con tu jefe directo y presentes tu renuncia aunque sea verbalmente (antes de hacer el papeleo, que es indispensable).


El Código del Trabajo pone especial énfasis en evitar que la terminación del contrato de trabajo sea intempestiva, por eso es que el artículo 177 exige que el finiquito, la renuncia o el mutuo acuerdo deban constar por escrito, formando respectivos documentos ante un notario.



Recuerda que al renunciar se pueden perder varios beneficios, como los años de trabajo realizados, por lo que se recibe un finiquito acorde a esa realidad.


Recuerda, para evitarte problemas, sobre todo si dejas tu trabajo por mal clima laboral u otros inconvenientes, lo mejor es que hagas todos estos trámites escritos y legalizados.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Si, así es, volvemos al currículum y es que cuando de búsqueda de trabajo estamos hablando, tener una buena carta de presentación es fundamental. Sé que de esto les he hablado miles de veces, pero cre